domingo, marzo 25, 2007

Así lo quiso el destino.-

Tu soberbia te consume,
destruyendo aquello que nos une,
alejando de ti la razón,
destruyes todo corazón.

Tu lo sabes es sencillo,
circular como el anillo,
no avanzas ni retrocedes,
sin rumbo van tus redes.

Tu imposibilidad de escuchar,
conjugada con tu ganas de luchar,
dejan lo nuestro a la deriva,
sin lugar a prerrogativa.

Así nomás el destino quiso,
y lo hecho deshizo,
echando por tierra un sueño,
del cual era yo dueño.

Osvaldo Facundo Benítez Meabe